Nota de intención

Arsenio Cadena

Siento que en este mundo, cada vez es más difícil sostener un hilo filial entre padres e hijos, quizá yo soy un hijo que ha tenido que transitar por un mundo de soledad y ausencia, para sentir el impulso de recuperar esta relación. En una sociedad, donde los adultos mayores se consideran una carga, mi padre un hombre de 78 años, cada vez se aferra a la idea de no depender de nadie. Él, un hombre que siempre se consideró autosuficiente y se encargó de sacar adelante a toda su familia, ha sufrido un revés, su actividad de artesano ya no es necesaria, en una sociedad donde la tecnología y la modernidad lo han relegado al olvido.  Su edad lo imposibilita cada vez más. Ya no es productivo ni importante para el sistema. 

 

Esta vez me ha invitado a subir con él al Quilindaña, su salud es delicada, y esta montaña siempre se mostró inaccesible para él, a pesar de eso parece decidido a emprender el ascenso.  Para mí, esta es una oportunidad que me permite responder todas estas inquietudes. Filmaré y acompañaré este viaje, para contar su historia, mi historia, sobre el reencuentro entre un padre y su hijo, sobre una relación filial que se construye y se abandona, o que puede retomarse. Para entender y compartir el legado de su esfuerzo, y el de muchos que dan sentido a la vida repensando sobre ella y creando espacios de libertad y de confianza. 

©2020

 El rumor del Quilindaña

all rights reserved

Tel: 593-98019931

sonidodir@yahoo.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now